MERCADELA


mercadela1.jpg

En ningún lugar del mundo existe mercadela en estado silvestre; si bien se pueden encontrar ejemplares asilvestrados, son lo que han escapado de huertos y jardines. Al decir de los botánicos, es probable que esta especie cultivada proceda de una maravilla originaria de los campos del Sur de Europa y que los científicos llaman Caléndula arvenses. En México es muy frecuente encontrar mercadela en parques y jardines, en las macetas que adornan patios y ventanas y en los puestos de flores de los mercados. Auque todo el mundo conoce sus flores, intensamente amarillas o casi anaranjadas, de grandes cualidades ornamentales, pocos saben que con ellas también puede hacerse una gran variedad de remedios caseros.

La mercadela, que entró a la herbolaria en la Edad Media, ha vuelto a ella después de un largo eclipse, Lo mismo que antaño, hoy se emplea sobre todo para curar heridas mal cicatrizadas, forúnculos, abscesos úlceras de la piel. Para ello se aplica una pomada compuesta con manteca o mantequilla y hojas de mercadela machacadas, o se ponen apósitos o compresas calientes, empapados en una infusión de flores, Los herbolarios recomiendan que en caso de amigdalitis se hagan gárgaras con un cocimiento de flores y hojas, y aseguran que la infusión preparada con leche sirve para regularizar la regla, mitigar los cólicos menstruales, estimular la secreción de bilis y calmar los dolores producidos por úlceras de estómago.


Usos
La mercadela es un comprobado cicatrizante; tiene también propiedades antiinfalmatorias y antisépticas y una ligera acción antiespasmódica, lo que respalda la mayor parte de los usos a los que la herbolaria la ha destinado.

Referencia
L.J.